domingo, 30 de junio de 2013

Horas de Junio

Vuelvo a ti, soledad, agua vacía, 
agua de mis imágenes, tan muerta, 
nube de mis palabras, tan desierta, 
noche de la indecible poesía.

Por ti la misma sangre -tuya y mía- 
corre al alma de nadie siempre abierta. 
Por ti la angustia es sombra de la puerta 
que no se abre de noche ni de día.

Sigo la infancia en tu prisión, y el juego 
que alterna muertes y resurrecciones
de una imagen a otra vive ciego.

Claman el viento, el sol y el mar del viaje. 
Yo devoro mis propios corazones
y juego con los ojos del paisaje.

¿Cuál de todas las sombras es la mía? 
A todo cuerpo viene la belleza
y anticipa en los aires la proeza 
de ser sin el poema poesía. 
Junio dos nubes mágicas me fía
y ya soy cielo en que la duda empieza. 
¿Apoyaré tan pronto la cabeza
en la mano profunda que aún no es mía?

En palabras de amor se va la hermosa 
vida junto a la espina y a la rosa, 
tan alta siempre que cuando la hallamos 
antes sangran los dedos con la espina; 
y la rosa en la altura de sus ramos 
ya es otra rosa que se indetermina.

Junio me dio la voz, la silenciosa 
música de callar un sentimiento. 
Junio se lleva ahora como el viento 
la esperanza más dulce y espaciosa. 

Yo saqué de mi voz la limpia rosa, 
única rosa eterna del momento. 
No la tomó el amor, la llevó el viento 
y el alma inútilmente fue gozosa. 

Al año de morir todos los días 
los frutos de mi voz dijeron tanto 
y tan calladamente, que unos días 

vivieron a la sombra de aquel canto. 
(Aquí la voz se quiebra y el espanto 
de tanta soledad llena los días.)


Carlos Pellicer

jueves, 27 de junio de 2013

Escucho lluvias ajenas y el repicar esquelético mis teclas bailar. Pienso un momento en como corre la sangre por mis venas y en por qué no escucho mi corazón palpitar. La respuesta parece obvia para el lado más lírico de mi ser; mi corazón murió ahogado en mares de desilusión y daño. Nunca más palpitará con esas ansias devoradoras, con esos ritmos noctámbulos o esos vaivenes hipnóticos. 
Nunca más

Mi mente aun no se decide por una de entre todas las máscaras posibles ¿quién fuiste?
La incertidumbre anida en mi cráneo y lanza raíces de estremecimiento a todo mi cuerpo. Tiemblo, fría como el hielo y temerosa como la espuma. Espero mi aniquilación en vano y me hundo en las imágenes añejas de tiempos mejores; cuando todo era posible, cuando nadie alcanzaba mi nombre, cuando el futuro era una melodía que se tocaba de a dos. 

¿Qué debo aprender de este dolor?

No sé que pensar, no sé que sentir. 
Padezco el ataque constante de monstruos subterráneos que arañan mis ojos desde dentro. Y no puedo ver la realidad que se me presenta sin la distorsión que esas marcas dejan en mi cabeza. ¿Eres tu? ¿qué máscara traes hoy?


martes, 25 de junio de 2013

.

Hoy tengo un dolor nuevo; ligero como un cosquilleo que va creciendo aquí dentro... muy dentro, muy dentro. Me pregunto si será por la lejanía, por el frío o por la desilusión... Está allí, como una tenue música. Quizás ni siquiera sea dolor...

Es una música roja, dulce y doliente. Viene desde fuera, pero vibra  en el corazón, en las venas. Tengo rabia, no es dolor. Rabia por lo que he sufrido, rabia por lo que me han hecho, por como me han tratado, por como me han olvidado, rabia por el frío, rabia por la lluvia, rabia por este dolor tan injusto, por esta soledad tan pesada. Rabia porque el mundo quizás si sea malo, rabia porque tal vez soy ciega, rabia por haber enmudecido, rabia por no poder tocarte... rabia por aún querer hacerlo.

Rabia


sábado, 22 de junio de 2013

La vida es así, rara... muy rara

          Hoy llueve y me duele la cabeza, estoy sola y llevo una tristeza amarrada al corazón... Pero me he detenido un segundo, he mirado hacia atrás y solo he podido pensar "Wow! estoy orgullosa de ser quien soy; de mis errores y de mis aciertos, de mis jugadas y mis pausas"
          Con tristezas a cuestas y esperanzas rotas, con lluvia y con desolación, no todos pueden estar orgullosos de lo que han hecho, no todos pueden mirar hacia atrás y decir "No me arrepiento de nada". He amado y he sufrido con todo mi ser, me han desilusionado y he desilusionado también. Pero si todo ha sido necesario para forjar la persona que soy y que seré, creo sinceramente que todo ha pasado como debía ser.
           Aun con la distancia, aún con el tiempo, aún cuando ya no me ames... aún con todo eso, sé que puedo amar y no puedo estar más feliz con eso!




Entregarse a la vida
que las cosas pasen
y yo solo baile.

Wu Wei

jueves, 20 de junio de 2013

      Pero había hecho mal el cálculo; llegar a la isla era completamente posible en ese barquito destartalado pero solo si ambos remaban en la misma dirección y al mismo ritmo y él no sabía aún qué quería hacer.
Una corriente fuerte tomó el barco y ella sola no lo pudo salvar, el barquito se rompió y ambos quedaron flotando a la deriva en el mar... él se devolvió por donde había llegado y ella se quedó en las rocas hasta hacerse mar.


miércoles, 19 de junio de 2013

lunes, 17 de junio de 2013

El milagro es coincidir


Un espacio infinito.
Un tiempo eterno.
El milagro es coincidir.
Coincidir aquí y ahora
Y saber
Que es un rato la vida.
Y que un rato es poco.















He perdido un milagro

sábado, 15 de junio de 2013

Tengo unas ganas demenciales de tocar la tierra fría con los pies descalzos y sentir lentamente como me hundo en ella. Bajar hasta lo más profundo y comenzar lentamente a desfragmentarme ahí; sentir como poco a poco dejo de ser y mis células se hacen parte de la tierra que ahora me sostiene. Porque ya no quiero ese sostén, porque ya no quiero esta realidad abrumadora, este respirar constante, este vacío en los poros. Quisiera -¡oh! ¡Como quisiera!- Ser único testigo de mi completa desaparición y de cómo ese suspiro vano, pasa por las vidas de todos quienes me negaron ayer su cobijo y calor.


viernes, 14 de junio de 2013

Te espero

Te espero ahogada en este mal sueño, aunque te dije que no lo haría, aunque me dije que no lo haría. Te espero aun sin admitirlo. Mi corazón se acelera cuando ve tus sombras acercase y se desilusiona infinitamente cuando corrobora que no son más que las ansias de mi mente jugueteando con tus vaivenes.



Te espero aunque sé que no llegarás y por primera vez entiendo todos esos poemas. Te espero aunque quisiera no hacerlo, aunque quisiera ahogarme en el llanto que llevo y ya nunca más tener que enfrentar mi rostro en el espejo, mis sonrisas vacías y mis lágrimas fugitivas, a las mil máscaras que tendré que construir desde ahora para esconder el desconsuelo, el vacío absoluto, la soledad, el derrumbe, el sinsentido, la nada y a mí misma…

Las ruinas que dejas a tus espaldas

Y así es la vida;
 éxtasis y agonía.

Ahora hay calma, pero las raíces de la tristeza comienzan a rodear mi corazón... es un proceso lento, profundo... aún no comprendo bien sus alcances...
el futuro me hace temer. 


Los monstruos en mi cabeza cada vez crecen más y ya no tengo ese solcito que los hacía desaparecer. A veces toca enfrentarse a la vida sola... pero no siempre se tienen las armas suficientes para hacerle frente. Quisiera tener algo por lo que luchar... sé que debería ser por mi misma, pero aún no soy motivo suficiente para tanto afán, nadie hace una lucha inmensa por los trozos de algo que nunca fue. 

Hoy necesitaba tanto una caricia en el pelo, una palabra de aliento, un "no estás sola"... 

A veces es necesario hacer frente a la realidad... aunque la herida sea profunda y la desolación inmensa, aunque la sangre ya no se pueda recuperar jamás.


domingo, 9 de junio de 2013

Son cuchillos por dentro, forzando por  desgarrar mis entrañas, solo puedo pensar “mátame, acaba de una vez conmigo” y llorar. Percibo algunas miradas, pasan a mi lado velozmente pero no se detienen ¿qué sucede? ¡Estás sola! –grita mi mente.

¿Cuánto dolor puedes causarme? ¿Por qué aun no muero?
Tengo 21 años
Voy a la universidad
Estudio lo que siempre quise
Tengo un espacio propio
Amo a alguien

...Y estoy sola... 

... Y soy vacío....

Y quisiera morir



nada - vacío - abismo - espuma - aire - desolación - tristeza - llanto - soledad - desierto -  angustia - perpetuidad - dolor - sufrimiento -  fragilidad - debilidad -  pedazos - ausencias - palabras - 


jueves, 6 de junio de 2013

A veces es difícil distinguir el hacerse fuerte de el hacerse fría...

Cada vez me duele menos...
... ¿cada vez me importa menos?


Tengo miedo de volverme un témpano de hielo...
Tengo miedo de que un día, cuando ya no llore me de cuenta que tampoco rio. 
Miedo de que cuando las ausencias acaben de ser dolor, las presencias ya no sean alegrías

Tengo miedo.