jueves, 27 de junio de 2013

Escucho lluvias ajenas y el repicar esquelético mis teclas bailar. Pienso un momento en como corre la sangre por mis venas y en por qué no escucho mi corazón palpitar. La respuesta parece obvia para el lado más lírico de mi ser; mi corazón murió ahogado en mares de desilusión y daño. Nunca más palpitará con esas ansias devoradoras, con esos ritmos noctámbulos o esos vaivenes hipnóticos. 
Nunca más

Mi mente aun no se decide por una de entre todas las máscaras posibles ¿quién fuiste?
La incertidumbre anida en mi cráneo y lanza raíces de estremecimiento a todo mi cuerpo. Tiemblo, fría como el hielo y temerosa como la espuma. Espero mi aniquilación en vano y me hundo en las imágenes añejas de tiempos mejores; cuando todo era posible, cuando nadie alcanzaba mi nombre, cuando el futuro era una melodía que se tocaba de a dos. 

¿Qué debo aprender de este dolor?

No sé que pensar, no sé que sentir. 
Padezco el ataque constante de monstruos subterráneos que arañan mis ojos desde dentro. Y no puedo ver la realidad que se me presenta sin la distorsión que esas marcas dejan en mi cabeza. ¿Eres tu? ¿qué máscara traes hoy?


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Algo qué decir? =)