sábado, 17 de agosto de 2013

                 Y así, pensando en la nada, de pronto me di cuenta de un miedo nuevo en el inventario. Uno que superaba con creces a todos los demás y se había instalado en mi corazón mientras abría las ventanas aquella noche con sabor a mar;Tengo miedo de ti y tu capacidad de destrozarme, tengo miedo de mí y el deseo que me envuelve... porque ahora eres mi muerte, y te deseo y te temo con la misma intensidad.
                Puedo sentir tus uñas haciendo caminos de sangre en mi piel,  puedo saborear el veneno de tus labios y verte atravesando mi corazón mientras sonríes sin consideración. Te veo haciendo estallar mi cabeza con los ecos añejos de esas palabras insulsas, halándome a la locura una vez más, empujándome al abismo sin piedad.
                En un solo movimiento podrías arrebatarme tan exquisitamente las ansias de vida y darme a la vez ganas de más.


Eres mi paradoja más preciada. Mi miedo más profundo.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Algo qué decir? =)