jueves, 15 de agosto de 2013

Hoy volví a preguntarme por qué no me mataste...

No sé bien cuánto tiempo más podré seguir siendo este títere vacío. El frio comienza a crecerme bajo la piel y las mariposas ya no están conmigo, todas huyen. Yo las insto.  Si pudiera también me dejaría atrás; a mí y todas las esperanzas vanas, a mí y todas las ruinas de ilusión, a mí y a todo este amor que es tuyo...
Que ya no quieres.

Tengo las ansias perversas de volver a tus labios, no porque espere aún tu deseo, sino porque sé que el roce efímero de tus manos y el espacio absoluto que le seguiría, es lo único lo suficientemente fuerte para empujarme de nuevo al abismo

Y esta vez acabar conmigo.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Algo qué decir? =)