martes, 29 de octubre de 2013

De pronto toda mi vida, absolutamente toda mi vida; la ya pasada y la no vivida... se condensó en un solo punto, algo no más grande que una pequeña mota de polvo y se vino a posar sobre mis hombros depositando consigo el peso del mundo.

Que difícil caminar, que difícil respirar cuando llevas una vida a cuestas.
Cuando todo se anuda en un pequeño haz de luz que se desenredará o se romperá tan luego...

El peso, el peso del mundo que ha sido y del que será
El peso de una decisión que no se puede postergar.




No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Algo qué decir? =)