miércoles, 26 de marzo de 2014

Lo he entendido;
Yo soy para ti lo que 
él es para mi.
La vida es absurda, 
el viento sopla lento.
Nada tiene sentido
La ventana me mira
La luna se burla
Luces
Luces
Luces

Ten la valentía de escupirme de frente
Cobarde
Cobardes hechos
Que nunca son
Silencio
Silencio...

lunes, 24 de marzo de 2014

Y entonces vas y tocas una puerta, y luego otra, y otra... pero un día te aburres de tocar puertas y saltas por la ventana.
Nadie entiende nada

miércoles, 19 de marzo de 2014

Hoy la vida es tan concreta que puedo desgarrar su piel y arrancar de ella las venas que la recorren y gritar a los cielos que estoy creando ríos para que los dioses jueguen a ser niños.


domingo, 16 de marzo de 2014

Soy un huracán que se ha volteado.
El mundo de cabeza
La intriga incipiente

Soy la espera que ha acabado
La decisión que aún no llega

Lluvia de azúcar hiriente


martes, 11 de marzo de 2014

Leo tu último mail cada dos o tres días. Cuando estoy triste duermo con tu polerón gigante que dejaste abandonado en mi casa (a mí me queda gigante, caigo dos veces y media en él). Cuando abro la caja de la leche, siempre me acuerdo que tú me dijiste que no eran necesarias las tijeras para abrirla “¿para qué crees que es la línea punteada?” preguntaste… yo no respondí pero pensaba que era para mostrar el camino donde debían pasar las tijeras. A veces tomo la mariposa de mi cadenita e intento moverla, pero no puedo porque una vez se salió y tú la arreglaste y la dejaste presa en un eslabón de la cadena; ahora no puede dar vueltas por toda la cadena, pero la tomo y muevo toda la cadena con ella y me da cosquillas en el cuello. Escribo al menos dos veces a la semana cosas que no te mando y me leo libros de Bukowski cada vez que te echo de menos...


 Ayer me di cuenta que cuando uno se aleja de alguien realmente no es el adiós, el adiós de verdad es cuando viene otra persona a tu vida y debes decidir si le abres las puertas y dejas que intente rehacer el jardín o pasas de eso y sigues en tu vida llena de recuerdos y de cosas que no serán… Pero creo que tu polerón es demasiado reconfortante y que me gusta sonreír cada vez que abro una caja de leche y que es agradable sentir cosquillas y pensar en ti y que en realidad Bukowski no está nada de mal…

sábado, 8 de marzo de 2014

La nostalgia me devora cada mañana. Es cansado despertar día por medio con la sensación de tu cuerpo bajo el mío. Es así; abro los ojos y toda yo estoy en esa posición de medio abrazo: mi brazo rodeándote, mi pierna sobre ti a la altura de la entrepierna y mi cabeza apoyada en tu pecho. Despierto en esa posición y siento tu olor (¡oh! ¡Como amo tu olor!)  y busco tu cabeza, quiero acariciar tu pelo suavemente pero no lo encuentro y abro los ojos y no estás allí. Entonces recuerdo que la vida no es un sueño y que llevo meses sin ti, que mi corazón aún duele y aún te ama. Entonces veo que es otro día que resistir.  Me levanto y veo mi cama a lo lejos, recuerdo cuando estabas en ella junto a mí. Recuerdo la última vez que te vi; solo, de espaldas a la puerta. La noche anterior me había dormido llorando en la otra habitación, el miedo y la rabia se habían mezclado de una forma extraña en mi corazón, pero entonces te vi ahí, dormido como un niño y solo pude acostarme a tu lado y abrazarte y besarte... Pero hoy no estás y mañana tampoco.  Y me pregunto cuanto más podré sobrevivir sin ti, cuanto más me despertare con esta sensación solo para enfrentar el vacío que has dejado en mí… 



jueves, 6 de marzo de 2014

¿Qué quieres vida? ¿Qué quieres?


Soy escombros, soy abismos; 
mis caricias dan frío 
mis miradas son la muerte. 
Nadie merece querer este martirio, 
nadie merece estar cerca de mi destrucción.