sábado, 26 de abril de 2014

Que sabio el destino que los aleja de ti. Que sabias decisiones toman los que dicen quererte.
Lo saben, lo presienten desde lejos, quizás incluso desde el día que te conocieron, desde entonces, tímido, escondido, el temor a ser otro muñeco roto en la historia de tus colapsos. Aquí estás ahora, viendo como se van uno tras otro antes de que puedas arrancarles los ojos y amarrarlos a tu dependencia.

Que sabia, sabia es la vida.

Llevas escrito en cada trozo de piel el peligro que eres, tu habilidad para hacer sufrir. Y luego te escondes tras un mar de lágrimas... como si eso aliviara en algo las trizas en que conviertes a los humanos, como si eso les quitara el nudo en la vida, la venda de los ojos...

Pero se alejan, irremediablemente se alejan. Y sabes que hacen bien, sabes que es lejos de ti donde más felices serán y eso te duele y eso te alivia y entonces lloras como si lo lamentaras, pero en realidad tu corazón tiene un peso menos; tu capacidad destructiva ha sido confirmada y no deberás hacerte cargo de ningún niño interno con deseos de amar.

¿Quién te ha dolido más? ¿Cuantos meses llorarás esta vez? ¿te queda algo en el alma ahora?
Que vacía es la vida, que terrible cuando no lo está
No hay salida de tus infiernos porque va oculto en tus espejos
mira tus uñas manchadas en sangre
saborea en tu boca sus lagrimas de sal
siente, siente como todo tiembla por tu culpa
y observa los cataclismos que dejas atrás
¿por qué sigues? ¿por que sigues?
¿No es suficiente el daño que has causado ya?
¿Quieres aun que los que amas sufran?
¿Quieres encontrar alguien más a quien destrozar?

viernes, 25 de abril de 2014

¿Y qué es eso que llaman dignidad?
¿Dónde se me va cada vez que se trata de ti?
No puedo frenar este impulso visceral

No hay preguntas
No quiero respuestas

Pero aquí estoy,
 pensando en ti

... mientras tu me borras de tus memorias submarinas

miércoles, 23 de abril de 2014

Y quizás cuando comienzas a hacerte cargo de tu vida es cuando te das cuenta que si tu no puedes con eso, nadie más va a poder; si tu no te levantas y saltas y gritas y lloras y ríes... nadie más te levantará, nadie te hará saltar, ni gritar, ni llorar, ni reír. Porque si tu no vives, nadie te hará sentir vivo de verdad...


miércoles, 9 de abril de 2014

Los caminos de la vida...

Hoy fui a uno de los lugares donde realizaré mi práctica profesional; un colegio a los pies del cerro desde donde se puede ver santiago en toda su majestuosidad. Bajarme de la micro con las palabras amables del chófer y ver ese paisaje maravilloso me hizo sentir muy afortunada. Transito por espacios hermosos cuando me alejo un poco del laberinto de cemento.

No me sentí aceptada, ni querida, ni útil en el colegio.
Ya hay un equipo, una forma de trabajo, amistades hechas
¿como calzar ahí?

La tristeza comenzó a invadirme de a poco, comencé a recordar que las personas y los lazos sociales no son mi fuerte, que las conversaciones realmente no se me dan y que, aunque quiera negarlo, siempre siento el vacío que dejo entre los demás y yo...
Hay tanto espacio ahora aquí.

Entonces mientras me perdía en mis cavilaciones y observaba como si nada las dinámicas misteriosas que mueven el comportamiento infantil. Un pequeñito de kinder se me abalanza, me abraza por la cintura y me dice "la quiero tía". Así, sin más. Sin ningún motivo, sin ninguna razón, solo por haberme visto ahí. Acaricié su cabeza con mi mano y me quedé así un rato hasta que el pequeño volvió a su asiento a seguir las instrucciones de la profesora. Un momento extrañamente hermoso.

¿Cuantos días he estado llorando por un abrazo que no llega?
¿Cuantos meses llevo pidiendo un apoyo que no existirá?
Y viene este niño de la nada y me abraza solo porque si... y siento que me pide ese apoyo y ese cariño, su abrazo me habla y mi trabajo tiene sentido...


La vida tiene formas extrañas de animarnos... quizás no nos da lo que queremos... pero nos da lo que necesitamos.


martes, 8 de abril de 2014


Te caes de mí, palabra vacía.
Intentas convencerme que no hay herida,
Convencerlos a ellos que la sonrisa es cálida
Y el mirar no está en los ojos ausentes.
 
En un pestañeo cae una vida.
En tu negrura, mi esperanza.
En el frío que ahora me invade
La muerte que ansío me devora.

Te caes de mí, ilusión del tiempo
El segundo avanza, la espera se lanza
Beso el recuerdo del futuro olvidado
Y salto

…Y salto.


martes, 1 de abril de 2014