miércoles, 2 de julio de 2014

Muerte pasajera

Ayer estuve muerta por 24 horas. Aún no se lo he contado a nadie porque nadie me va a creer, pensé contárselo a Alfredo, pero él es tan concreto como una pared y jamás va a entender que uno se puede morir 24 horas y despertar vivo después. Él cree mucho en unos seres que dicen saberlo todo; "Cien-ti-fi-cos" me dice y siempre repite "es científicamente imposible que bla bla bla”. Con eso de los científicos ya no podemos hablar mucho, no sé en qué momento se hizo un adulto lleno de -como dice él- “conocimientos”.

Bueno el punto es que me morí y aun no logro compartir la experiencia con nadie, porque no sé quién me pueda creer. Tengo ya 24 años y aunque nunca entendí como alguien puede creer que lo "científico" lo es todo, si logre entrar en ese juego y una de las reglas científicas es que lo que no es explicable no existe. Eso me dijo Alfredo cuando le dije que había visto un color que nunca antes había visto y como no se lo pude explicar me dijo que estaba loca... Ahora creo que él está loco porque siempre ha pensado que uno se muere una sola vez en la vida, hasta yo lo había pensado, pero uno no sabe qué tan equivocado puede estar hasta que descubre una de esas cosas "científicamente imposibles".

            Prosigo, mi muerte pasó ayer, duró 24 horas, desde las 9:00 am hasta las 9:00 am de hoy. Supe que estaba muerta cuando me desperté -o creí hacerlo- y no sentí mis células, y luego no tuve ganas de hacer nada. Me levante y me bañé –o creí hacerlo- y vi como a cada paso dejaba una estela como de muerte. Era extraño no sentirse a una misma... me bañe porque era costumbre, pero ahora que lo pienso no sé si me bañé o pensé que me bañaba porque no recuerdo haber sentido que me bañaba, aunque eso puede ser porque quizás los muertos no sienten nada. Después del acto o pensamiento de bañarme estuve totalmente segura de que estaba muerta; no tenia animo ni de respirar ni de estar con los ojos abiertos. "Es depresión" -me dijo la voz de mi tía en la cabeza- pero yo decidí que era muerte porque la muerte debía sentirse como esa ausencia de vida que sentía yo. Como estaba muerta y a los muertos yo siempre los he visto recostados en un ataúd yo me fui a recostar a mi cama, que era lo más cercano que tenía, allí en posición horizontal me asumí muerta y estuve el resto del tiempo así… a veces me caían lagrimas porque tenía pena -creo que fue esa pena la que me rompió el corazón y me mató- pero el resto del tiempo solo estaba allí muerta…

Hoy día a las 9 de la mañana me desperté, el sol brillaba y hacia calorcito, nada que ver con esos días de invierno cuyo frio me recuerda que estoy solita. Hoy me levante y me di cuenta que estaba viva de nuevo y me sentí feliz porque estaba viva, me hice un desayuno súper rico y me bañé harto rato pensando en mi muerte y mi nueva vida. Creo que después de todo si se lo voy a contar a Alfredo porque aunque es científico y me va a decir que estoy loca, me encanta esa forma medio paterno-amistosa en que me hace cariño en el pelo cuando me dice que estoy loca.




17 comentarios:

  1. Hola! gracias por el comentario!

    Me gustó la entrada, creo que es una buena solución a ese problema tan manoseado, por cientifícos xD , aunque claro está, no es científicamente comprobable que ellos tengan la solución a todo.

    Con respecto a mi entrada xD , bueno, saturno es de esos planetas que te aprieta para hacerte entender, pero que finalmente debes aceptar esa fuerza...ya que te das cuenta de que no moriste. Es como una capa de nieve: durante el invierno, todo parece muerto debajo de ella, pero al volver el sol y derretirlo, las plantas comienzan a crecer aún más vivas y fuertes y, te das cuenta de que esa capa de hielo solo las protegía.

    En fin...gracias nuevamente por el comentario!.
    :)

    ResponderEliminar
  2. Eres una chica inteligente y se te da muy bien escribir. No sólo imaginación, sino que desarrollas muy bien el texto y enganchas al lector. Te recomendaría que participaras en algún concurso si tienes la ocasión de hacerlo. Por la red debe de haber información de concursos de relatos. Consejo dado desde la apreciación jeje.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. yo suelo morirme de esas maneras muy amenudo... y la verdad es que las disfruto, luego amanezco como una reina...

    ResponderEliminar
  4. Puede ser que mi comentario se encuentre desfasado con la intensión de la autora, pero escribo lo que me hizo sentir. Y con el permiso de la escritora, me dirijo a la protagonista:
    Si tú, por un día has muerto y resucitado, no tengo porque no creerte. Pero, tu verdadera historia es que tienes un hombre que te ama y te espera cada vez que resucitas, por tanto, no te angusties si él no puede creerte, porque para un hombre de ciencia, todo tendrá explicación (aunque las verdades científicas sólo duren hasta que alguien pruebe una teoría mejor). Pero… ¿qué importa si en verdad mueres y resucitas? O ¿qué importa si la ciencia dice que padeces una hipocondría?... si sabes que aquel hombre que te ama, aunque no te comprenda en todo, sí, te acepta como eres. Porque ello significa, que más allá de lo inexplicable o de la ciencia misma, tú eres la dueña de un amor de verdad.
    Y para la autora:
    Es un relato exquisito. Original, bien llevado, que transmite la vivencia interior de la protagonista y la ternura del como expone su historia.
    En verdad eres muy buena con la pluma.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tu eres muy bueno también
      lastima que no tengas blog para endulzar tu vida

      Eliminar
  5. Creo que debo estar dentro de esas 24 horas, de alguna forma encontrarse con alguien que explica tan explícitamente lo que se siente estando en ese estado, ayuda.

    Bonito lugar, un beso.

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que tu problema es que estas solita y te sientes muerta de tristeza. me gustó tu entrada.

    mariarosa

    ResponderEliminar
  7. Hola Katrina, paso a agradecer tu presencia en mi blog y aprovecho a conocerte.

    Leí tu texto y me parece subjetivo con un mensaje interesante. Siempre he pensado que realmente morimos varias veces y varias veces recuperamos la vida. Y es que es verdad, tú como Psicóloga lo debes entender perfectamente. Me gustó tu blog y me gusta tu estilo como escritora.

    Saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  8. Que genialidad lo que escribes!! saludos

    ResponderEliminar
  9. Uno se siente morir
    multitud de veces.
    Lo bueno es que también
    multitud de veces
    volvemos a la vida.

    Un placer conocer tus letras.

    Un abrazo



    ResponderEliminar
  10. Creo sin duda que es unas de las mejores entradas que leído aparte de la preciosa selección de fotos...
    La gente no vive, muere.
    ¡SE MUY FELIZ! :):)

    ResponderEliminar
  11. Me ha encantado...

    Yo me he muerto alguna vez... Menos mal que todavía tengo vidas :)

    Muchos besos

    ResponderEliminar
  12. Y hablando de ojos de plato...
    Soy tu nueva FAN

    ResponderEliminar
  13. Felicitaciones por tu extraordinaria historia, me quedo.

    ResponderEliminar
  14. Me encantó porque es cierto
    y me ha sucedido...
    La muerte de la tristeza que tambien te deja
    el ser que amas y se ha ido hacia otra muerte en el hastio
    abrazos

    ResponderEliminar
  15. Espero que esa muerte pasajera le sirviera para ver la vida de diferente manera, a veces es bueno morir y volver con más fuerza!
    Me gusto mucho tu blog, me quedo por aquí con tu permiso, un saludo!

    ResponderEliminar
  16. Yo he muertooooooooo muchas veces... y tampoco nadie me cree, aunque mi visión de la muerte no ha sido tan triste. Y escribes geniaaal.

    ResponderEliminar

¿Algo qué decir? =)