domingo, 7 de septiembre de 2014




¿Esto es la vida?
      ¿Este dolor?
      ¿Esta agonía?



Abro mis ojos y fijo la vista en las rugosidades del techo, poco a poco comienzo a sentir los sonidos de la ciudad que despierta y el dolor en mi pecho comienza a crecer.


Otro día comienza.


Hace tiempo dejé de pensar en levantarme o no hacerlo, hace tiempo dejé de tener la libertad de decidir qué hacer con mi vida. Debo levantarme, debo trabajar, debo simular felicidad, ser amable con las personas ¿qué culpa tienen ellos del muerto en mi cabeza? Me ducho y disfruto genuinamente de esos minutos bajo el agua, disfruto y lloro, lloro por haber despertado, lloro porque aún me dueles, lloro por tener que seguir, seguir y salir afuera...


A veces camino por la calle y pienso cuantas de todas esas personas están sufriendo por amor ¿Cuantos llevan los pedazos de su corazón escondido? ¿cuantos van fingiendo sonrisas como yo? ¿cómo soporta el mundo tanto dolor?


Me gusta el viaje al trabajo, ir en el bus, mirar por la ventana y que nada más exista. Fantaseo con la idea de no llegar a trabajar, que algo inesperado suceda y cambie mi día y mi vida para siempre; un accidente, alguien que me secuestre, un meteorito cayendo en mi cabeza y acabando con mi existencia para siempre ¿lo sabrías? ¿te enterarías algún día de mi muerte? No, claro que no…  hace tiempo has dejado de asomarte a mi ventana ¿que más da? solo soy el pasado, el error, el pecado...


Es un día gris, me asomo por la ventana del bus y elevo la vista a la cordillera, veo como la tormenta se avecina. Pienso que al volver quisiera compartir un café contigo y me sorprendo llorando otra vez.


Ya no estás, hace tiempo no estás ¿por qué te imagino aun en mis planes?


Llego al colegio donde debo trabajar y un niño confiesa su amor por mi, y me odio, me odio con fuerza, con toda la fuerza del mundo, me detesto y me desmayo, todo es negro… como quisiera que todo se quedara así…


Despierto un momento más tarde, con las profesoras rodeándome y la directora preguntando si quiero que llamen a alguien que vaya por mi ¿Alguien? como si hubiese alguien para mi en esta enorme ciudad... Me disculpo, ya estoy bien, a sido una baja de presión… no es nada, no es nada, no se preocupen, estoy bien, sonrío y me creen.


Salgo del colegio y la tormenta estalla y con ella mi corazón, algo dentro muy dentro explota y caigo en la tierra y lloro a gritos y agradezco trabajar en un lugar tan alejado, agradezco que no haya nadie cerca, agradezco la soledad en que vivo mi dolor y grito, grito más, y maldigo mi dolor y me maldigo a mi y a ti a la vez…

Es el día en que he decidido que es demasiado para mí, que no puedo seguir cargando tu ausencia, tu silencio, tus mentiras… 


Es el día que decido ya no seguir.


19 comentarios:

  1. Creo que muchas más personas de las que nos imaginamos llevan una vida así en las ciudades, una vida que no les satisface y que no les hace felices lo más mínimo...

    Algunos parecen cargar un muerto siempre a cuestas. Habrá que aprender a desprenderse del muerto porque la vida, y eso lo sabemos todos, se hizo para los vivos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy cierto...
      Aunque a veces es difícil liberarse de los muertos que cargamos. Debería existir un manual "Cómo sacarse muertos de la cabeza y plantar jardines en el corazón"

      Saludos!

      Eliminar
  2. RESUCITA! Para eso sirve morir.

    Un abrazo!

    ResponderEliminar
  3. Tu entrada tocó una herida mía! jajajaj
    Bueno, a mí me tocó algo parecido una vez, hace unos años atrás. Yo recuerdo que me sentí bastante desamparado y solo, tanto así que el mundo dejaba de existir, las personas desaparecían y me perdía en el océano de mi MP4, sin embargo, siempre he tenido la facultad de encontrar belleza en cosas simples y en ese tiempo me dediqué un poco a esa labor. Luego empecé a leer Coelho (a muchos les carga jajaja pero a mí me gusta el mensaje más allá de la narrativa, y bueno, no me quiero meter en cuestiones técnicas) y terminé encontrando el sentido de mi vida, no gracias a "el" sino al exhaustivo análisis que hice de mi mismo y las ganas que tenía de cambiar mi vida. Finalmente lo logré.
    Transformé todo ese dolor en luz ajjajaja

    Encontré bien pasional tu entrada, de esas que nacen desde las entrañas y del corazón. Y bueno, no sé realmente si te pasó hace poco o hace mucho, pero que bueno poder construir arte con todo aquello. Creo que es una tormenta bastante difícil de superar, sin duda. Pero creo que si se logra superar con buenos ojos y buen corazón uno siempre termina recibiendo mucho más de lo que dejó.

    un abrazo!
    y espero tus comentarios en mi blog! ajjajajaj :)

    ResponderEliminar
  4. Raro lo que leí, pero me encantó porque a mí me pasa lo mismo... Aunque ningún niño me declara su amor... Pues yo también maquillo mi sonrisa y aunque parezca mala actriz al parecer la gente me cree... No se dan cuenta que por adentro muero cada instante... La gente no desiste de vivir por capricho sino por cansarse de la misma rutina de siempre y que nada inesperado suceda para salvarnos y cambiarnos la vida, aunque sea un rato.... Te entiendo... Los días grises me siguen, así como una gran nube arriba de mí... Pero intento salir adelante....En la vida no queda otra o seguís o te pisotean o te critican que es más fácil...

    Gracias por tu comentario...Me gusta que se tomen un tiempito para leerme... Shapo por tu blog... Te sigo....

    Abrazo...

    ResponderEliminar
  5. Justamente! Se ha desvalorizado la vida...diste en el clavo xD así que gracias por el aporte ajajjaaj.

    Con respecto a tu comentario ( :B )

    Bueno...pienso que lo más compasivo que puede "hacer" la vida es justamente que el mundo siga girando...¿te imaginas si se detuviera cuando nos pasa la tormenta por encima? Uffff
    Y sí...a muchas personas y si no a todas les ha pasado algo similar y es un dolor difícil de sobrellevar, pero me parece que es tremendamente transformador y uno de los eventos que enseña de alguna u otra manera a valorar la grandeza de cosas simples que ocurren en nuestra vida y que nos pasan desapercibidos.
    Como aquel beso de ese niño

    ResponderEliminar
  6. ( es un mierda publicar desde el celu -.-)
    (Esto continua, asi que paciencia)

    ...y esa confesion de amor que me imagino tuvo gram significación y de cierta manera te hizo valorar otra faceta de tu vida. Es por eso que hay que estar atentos a esos pequeños milagros de la vida que cada día se nos presentan para valorar justamente distintas perspectivas en que vemos nuestra vida.

    Ahjajaja se me fueron varias ideas pero bueno...
    (Parezco profeta con tanta palabra bonita y esperanzadora ajjajaja)

    Y bien pues, tu me diste permiso para extenderme por acá y te doy permiso de extenderte en el mío jajajajaj
    Un abrazo y te leo!

    ResponderEliminar
  7. Magnìficas e intensas las imàgenes que nos evocan un tiempo gris y confuso,
    lleno de incertidumbres y pezarosas angustias . . .
    Y a tiempo este punto de inflexiòn que haces y nos conlleva a preguntarnos:
    Es esto la vida?, este dolor, esta agonìa . .

    Todos y cada uno de nosotros en el recogimiento de nuestra alma,
    seremos los encargados de intentar una respuesta de bien y
    regocijo a nuestro corazòn, para no extraviarnos y seguir a la deriva sin reaccionar . .

    como tantos en el mundo de la desdicha, de la depresiòn, de las guerras;
    Aùn podemos reaccionar, que es donde estriba la diferencia.
    soltemos el lastre que venimos arrastrando e intoxica nuestro ser,
    y nos inhibe a seguir caminando . . .

    Aun en la tormenta florece una bella flor, los intensos colores de
    las mariposas.
    Serà mejor canalizar la esencia del amor que yace en nuestro corazòn
    y que conlleva las maximas intenciones del alma, de nuestro Creador!
    nuestro bienestar, paz, cordura, alegrìa . .
    para que el corazòn aùn palpite irrumpiendo en nuestro interior y en nuestros
    semejantes . .

    No ha finalizado aùn nuestra vida, nuestro paso por la misma.
    Renuèvate y sigue la luz que nos conduce por el camino de paz y de buena voluntad.

    Besos y abrazos Katrina
    con todo cariño!




    ResponderEliminar
  8. Creo que a cada uno de nosotros nos pasó o nos pasa estar en tu situación debemos a prender a querernos un poquito más. Es horrible cuando nada nos llena.



    ResponderEliminar
  9. yo no sabia que tambien eras de san felipe, por lo menos me encuentras por mi nombre del perfil en face. agregame para que hablemos!!

    y bueno, porseaca mi nombre es manuel rivero vega


    nos comunicamos ah?!?!

    ResponderEliminar
  10. esta bien disfrutar la tormenta yo creo, pero siempre nunca dejarse seducir por ella :)

    ResponderEliminar
  11. Muchas gracias por tu comentario en mi última entrada. Realmente son ese tipo de cosas las que necesito leer y escuchar. Aunque hoy en día pocas cosas calman la cabeza y el alma.
    Gracias.
    Que tengas buena semana !

    ResponderEliminar
  12. Me gustó el post. Es lógico sentirse así después de una pérdida, es como un luto amoroso. No sé si te ocurre a ti, pero deseo que pase pronto, porque pasará. Gracias por visitar por mi blog y dejar tus bonitas palabras, Te dejo un abrazo inmenso, lleno de cariño!

    ResponderEliminar
  13. hola es precioso, muy triste también, pero precioso, enhorabuena y sigue así. nos leemos

    ResponderEliminar
  14. Me gustó mucho. Así yo también siento. Buen blog, pasaré a leerte.

    ResponderEliminar
  15. Que heavy, he pasado por momentos similares, bueno, supongo además que debe ser bien humano sentirlo... es muy bueno tu blog, demasiado, logras hacerme empatizar con tu escrito y sentir.

    ResponderEliminar
  16. Hacer sentir mucho con tus palabras, es como meterme en tu piel en un minuto. Una parte es fácil, porque compartimos profesión, aunque no se he me declarado aún ningún alumno ;).
    Un beso!

    ResponderEliminar
  17. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar

¿Algo qué decir? =)