miércoles, 19 de noviembre de 2014

The Way HomeNo entendía bien que sucedía, pero su percepción estaba de alguna forma perturbada; veía los árboles quedar atrás dejando una estela en el camino, a pesar de que iban a toda velocidad, parecía que éstos demoraban su paso y todo el mundo iba más lento. Las montañas que se veían por la ventana no parecían acercarse ni un milímetro y los pájaros que sobrevolaban el camino de pronto parecieron detenerse en medio del cielo.

Todo parecía ir en cámara lenta pero nadie más que Ania lo notaba. Alguna vez escuchó en televisión que los segundos antes de morir las personas percibían todo más lento y de una forma más precisa, como si se observara por primera vez en una especie de despedida de este mundo. Ania pensó que lo que vivía era aterradoramente similar a lo descrito en la T.V. Y comenzó a plantearse seriamente la posibilidad de morir en el transcurso de aquel viaje. Su primera reacción fue de pánico, a pesar de que ninguno de los presentes en ese automóvil se percató del miedo que invadió a la muchacha, éste fue sin duda él más intenso sentido en sus 20 años.

Ania fijó la vista en un monte lejano e intentó en vano desaparecer el “irracional” miedo que de ella se apoderaba. Pasaron segundos que se sintieron como horas y de pronto una pregunta insensata rompió el pánico que la muchacha sentía ¿Qué tiene de malo morir? Un torbellino de respuestas preinstaladas en su cabeza por familiares y amigos intentaron contestar la pregunta, pero ninguna de una forma convincente, y fue precisamente la ausencia de esa respuesta la que eliminó por completo el miedo que tenía.

¿Qué tiene de malo morir?





Con los pensamientos algo más calmados, y sin una respuesta para tal interrogante Ania se planteó su posible muerte como una alternativa más que probable dadas las extrañísimas circunstancias que vivía ¿Qué pasaría si yo muriera? –se preguntó- y al instante vinieron a su cabeza una serie de imágenes; sus padres llorando, pero aliviados de la deuda que significaba su educación. Sus amigos reunidos, pero olvidando paulatinamente que Ania alguna vez existió. Su novio triste… pero recuperándose y volviendo a enamorarse. La vida sigue si ella fallece y es este descubrimiento el que entrega a la muchacha un valor sorprendente.

Ya no teme a la muerte,
                                      la busca,
                                                     la ansia,
                                                                     la desea…


Pasan tres segundos, y el mundo se detiene. Las nubes que desde hace un tiempo cubrían el cielo comienzan a dejar caer el agua sobre el camino, la primera gota de lluvia se desprende de su nube al tiempo que Ania se percata de no sentir ningún miedo a la muerte. La pequeña gotita comienza el descenso y la muchacha ve como todo va tan lento que parece que el movimiento no existe. La primera gota de lluvia toma velocidad y Ania acepta que morirá… la lluvia toca el suelo y el automóvil rojo choca con un camión que venía en dirección contraria fuera de control. 

Sin que queden sobrevivientes la lluvia comienza en su máximo esplendor.


22 comentarios:

  1. Tal vez suceda así, y mejor, tomarlo con tranquilidad. Aunque tan fácil sea hablar y tan dificil experimentarlo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Es una historia hermosa
    No se si será fácil no temer a la muerte
    Si fuera así...todo encajaría perfectamente
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  3. Es una genial reflexion en realidad la muerte no tiene nada de malo per se es el miedo a lo desconocido y la atribucion que le hemos dado lo negativo
    besos

    ResponderEliminar
  4. Aveces tengo pena, a veces planeo mi fin. Cuan hortiblebes mentir. Mentir? Si. Pero la vela se apaga y no hay mas luz, ficticia, falsa, dolor. Quebha sido?
    Ha sido dolor

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Sabe algo Sr. Anónimo? Usted se parece a alguien que yo conocí una vez…
      La tristeza me recorre las venas y a veces también quiere ser libre y salir de aquí. Somos dos almas parecidas; cargamos el mismo dolor pero de lados distintos de la moneda ¿Cuan horrible es mentir? Mentirle a otros, mentirse uno mismo, acabar por unos días convencido de que esa mentira es “lo mejor”… no sé... pero duele, pesa, ahoga. Solo sé que nunca es tarde para enmendar el rumbo, para ser valientes y sinceros, para dar los pasos que hacen falta y salir de todo eso. Quizás es hora de dejar que se apaguen las velas ficticias y buscar un sol de verdad
      Espero que estés bien
      Un abrazo fuerte y mucho cariño.

      Eliminar
  5. Triste, besos para ti, me encantó leerte, un abrazo.
    Felis finde¡¡, Katrina¡

    ResponderEliminar
  6. Me impactó el final. Muy bueno, estas reflexiones son muy ciertas.

    ResponderEliminar
  7. Bien, no he visto tal programa de la tele, y sé poco de presentimientos, lo que sí puedo decir, es que he visto pasar mi vida entera en un instante, apenas un segundo antes de un accidente. Al final, ni un rasguño, pero aquella visión de cosas olvidadas, me ha perseguido durante años.
    ¿Qué Tiene de malo morir? Supongo que nada, tal vez sea una liberación, pero ha de ser a su debido tiempo. Es decir, cuando se haya disfrutado plenamente de la vida, no antes. No creo que haya personas, que no sienten miedo a la muerte, aún deseándola, en el último momento, se debe de sentir la angustia por entrar en lo desconocido.
    En fin, que la vida es bella y hay que sacarle todo el partido posible.
    Te dejé respuesta a tu comentario, pero si no te pasas, he decirte que el de Napoléón, también está en formol.

    ResponderEliminar
  8. Hola Katrina! Qué coincidencia con el relato que me comentaste y el tuyo! Ambas abordamos la muerte! Feliz de haber encontrado tu espacio, por aquí me quedaré!

    ResponderEliminar
  9. el único destino que tiene la vida, la muerte y sin embargo a veces se le teme, a veces se le enfrenta
    aún cuando el relato daba fundamentos para esperar el final trágico, yo seguí viviendo la lectura, Ania siguió viviendo su protagonismo y morimos ambos gota a gota, como la lluvia
    me gustó, saludos

    ResponderEliminar
  10. La vida es el don mas preciado que hemos recibido, con una serie de ingredientes, basicamente y el mas fuerte es el Amor, que es el que sostiene la misma, y fortalece el eslabòn mas fuerte en la fusion con la humanidad.

    Un fuerte Abrazo
    con todo cariño Katrina!

    ResponderEliminar
  11. Un blog que refleja dolor, ansiedad, belleza, arte, realidad, búsqueda, armonía, inteligencia, desparpajo, sensibilidad, que refleja, en suma, la intelectualidad y sentimientos de su autora.
    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  12. Was a lot of time
    ... A lot.... Dont you think?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho tiempo...
      Es tarde para algunas cosas, pero nunca es tarde para que seas feliz.

      Eliminar
  13. esta entrada me identificó mucho, no lo sé.
    No hay que temerle a la muerte saber porque, bueno todos nacimos para morir, algunos lo quieren y otros no.
    Me he quedado maravillada con este escrito.
    un beso x

    ResponderEliminar
  14. un placer haberte encontrado
    me gusta tu estilo

    ResponderEliminar
  15. En este relato tan trágico cada palabra te acaricia de manera brillante y hermosa. Me hace verdaderamente sentir.

    ResponderEliminar

¿Algo qué decir? =)