miércoles, 14 de enero de 2015

Cargo la tristeza atávica de un mundo herido
Soy una pequeña fuga en el tormento del mar
Me atraviesa el llanto de todas las generaciones
Soy yo misma la tristeza de la humanidad


Y vienes tú a sacarme sonrisas
Y vienes tú a hacerme olvidar
 Vienes tú a suavizarme la vida
Vienes tú a hacerme temblar


Pero la tristeza me ahoga con fuerza profunda;
Veo la miseria de la humanidad
Lloro los ríos de tiempos remotos
Me duele el mundo venido a mar



Soy yo misma la herida abierta
No quiero que veas esta inmensidad;
Locura absurda, dolor infinito
Nadie merece tanta atrocidad



Y vienes tú y temo tu huida
Y vienes tu y te quiero alejar



Desarmo paredes
Me desplomo en vida...
Soy el abismo que todo lo ha de tragar.




jueves, 8 de enero de 2015

Proyecciones


Voy en la micro camino al trabajo, con el sol en los ojos y el miedo en las manos. No quiero estar aquí… ni allá, ni en ningún lugar de este mundo, eso ya desde hace mucho tiempo. Hoy es lunes y la existencia me abruma; tengo miedo de seguir respirando el mismo aire sucio de todos los días, seguir viviendo así como una muerta conteniendo los gritos de terror. Voy sentada en la micro intentando contener el miedo, respirando profundo, pensando que no hay motivo para temer, mirando por la ventana, respirando profundo otra vez… Entonces un hombre se sienta a mi lado, lo miro de reojo solo para asegurarme que es un desconocido; es grande y macizo, lleva el pelo despeinado y la camisa desabrochada. No me interesa mucho y  vuelvo a la ventana; ¡que bellos son los árboles! que quieta e insípida su vida… soy un árbol cuyas raíces le permiten moverse hasta el trabajo, pero no hasta sus sueños…  
Pienso en la vida, en lo que quiero, en lo que soy… entonces, el brazo izquierdo del hombre a mi lado comienza a rozar mi brazo derecho. Lo detesto. Muevo sutilmente mi brazo, apego mi cuerpo al lado de la ventana y me refugio en el impermanente paisaje, solo para percibir con un desagradable escalofrío que el hombre vuelve a rozar su brazo contra el mío. Nunca me ha gustado el contacto físico, aunque sea mínimo, sin mala voluntad siempre intento sutilmente apartarme del toque ajeno. Con un poco de molestia vuelvo a moverme para alejarme de él, me apego aún más a la ventana y veo a un niño caer en bicicleta y a un perro que lo observaba sobresaltarse por lo sucedido yo sonrío al pensar que el perro ve al niño y yo veo al perro y alguien me ve a mí. En medio de ese pensamiento siento nuevamente el toque de ese hombre en mi brazo; vuelvo a sentir que un desagradable rayo recorre mi cuerpo y me muevo aún más apegándome a la ventana, entonces el hombre enfurecido comienza a gritarme:

-          ¿Te crees mejor que yo solo porque eres bonita? ¿Tanto asco te da tocarme? Estoy seguro que cuando estás con él dejas que te toquetee entera, entonces si te gusta ¿no? ¡Maldita prostituta! –terminó gritando-.

El mundo ha dado un giro y yo estoy en shock; no comprendo bien si me está hablando a mi o no. Todos en la micro voltean convencidos de que he de conocer a ese hombre, pero en un rápido repaso a mi memoria obtengo la convicción de que es la primera vez que le veo.

-           ¿Qué le pasa? -Le pregunto convencida de que el hombre lleva un problema de reconocimiento facial o control de impulsos- Creo que me está confundiendo.
-          ¿Qué me pasa? ¿Me preguntas qué me pasa? ¡Te he visto con él! Te vi, vi como lo abrazabas, como se besaban, como entraba a tu casa y se perdía contigo allí dentro. ¡Sé lo que haces Alejandra! ¡No intentes engañarme!

Miré al sujeto francamente asustada por su amenazante tono de voz, me aseguré bien de no llamarme Alejandra, de no conocerlo… no sé  qué le sucede pero estoy segura de que no tiene que ver conmigo.

-          Señor, yo no me llamo Alejandra –digo con un tono de voz de absoluta sumisión-.
-          ¡Cállate! –dice mientras se levanta del asiento solo para gritarme mejor- ¿Crees que tienes derecho a decirme algo? No mereces el aire que respiras, no mereces todo este tiempo junto a mi

              El sujeto se abalanzó entonces contra mí para golpearme y yo protegí mi cabeza con mis brazos. Escuché como las persona en la micro comenzaban a gritarle al sujeto y al no sentir ningún golpe me descubrí el rostro, vi que el hombre tras nosotros lo había detenido justo antes de que me pegara. Entonces todos en la micro se hicieron parte de la historia; unos me defendían a mí, decían que me dejara tranquila, que soy una mujer, que no debía pegarme. Otros me gritaban perra y decían que lo merecía por haberlo engañado ¡pero yo nunca lo había visto en mi vida! Los hombres comenzaron a hablar, quien le prohibió pegarme intentaba razonar con él mientras yo permanecía impávida

-          No hagas esto amigo, está mal y lo sabes
-          ¡Ella me engañó! ¡Dijo que me quería!
-          Yo no soy quien tú piensas! –gritaba yo entre medio- ¡me estás confundiendo!
-          ¡Claro que no eres quien pienso! Me has engañado todo este tiempo –contestaba al borde del llanto-.
-          Ey! Amigo, dejala, ella no vale la pena… vamos -decía el hombre intentando alejarlo de mi-.

Por algún motivo, escucharle decir a ese desconocido que yo no valgo la pena, me llegó muy profundo, mucho. ¿Yo no valgo la pena? ¿Quién era él para decir eso? Todo era absurdo de pronto. Yo estaba bien hundiéndome lentamente en la ciénaga de mi tristeza y de pronto me llamo Alejandra, no valgo la pena y he engañado a este hombre con un amante, posiblemente mucho mejor que él. Quería volver a mi calmada tristeza, quería volver a tener miedo de la existencia y angustia por mi vida… ¿Quería? ¿Quería eso?

 De pronto yo no era yo, era Alejandra… y me acababan de decir que no valgo la pena…

-          ¿Quién te crees que eres? Claro que valgo la pena –grité enfurecida- No me vas a tratar mal a mi solo para consolar a este tipo
-          ¿Tipo? ¿Ahora soy un tipo? Ayer era tu esposo
-          Ayer querido, ayer. Ayer cuando tenías vida corriéndote en las venas, cuando tenías sueños que cumplir, cuando tenías alas y me prometías otros mundos. Mírate ahora, gris y lúgubre...
-          Es el trabajo que me tiene así… lo sabes… cariño ven…

Algo pasó entonces, yo contesté como una tal Alejandra y él en medio de la tristeza quiso que
Alejandra volviera y todos en la micro comenzaron a gritar sus opiniones al respecto. Que me perdonara, que me olvidara, que merecía algo mejor, que nos diéramos un beso y nos callaramos… Todo era absurdo y aún así seguí respondiendo

-          Yo también trabajo, pero eso no me impide amar José
-          Yo no me llamó José -dijo sorprendido y con una expresión aterrada-.
-          Ni yo Alejandra -respondí calmada-.

Toda la micro quedó en silencio. El hombre totalmente estupefacto me miró y se disculpó conmigo; “disculpe señorita, la he confundido”. Llegó mi parada, toqué el timbre y bajé. No sé que acaba de pasar aquí, quizás solo es una muestra de que el mundo es absurdo. Ahora camino a mi trabajo y pienso en ese hombre extraño, en esas personas que se metieron, en toda esa historia de ficción, pienso en todo y me rio sola… y pienso que el mundo es absurdo, demasiado absurdo como para tomarlo en serio, demasiado absurdo como para sufrir por él.