miércoles, 2 de noviembre de 2016

25

(21, 22, 23, 24)

Tenía que pasar por aquí a dejar testimonio:
Ya tengo 25 años.


Mi vida está como un lago con superficie calma y profundidades torrentosas; sucede que este ha sido el año de "la adultez" me dieron el título de psicóloga, hice mi primer viaje al extranjero, comencé a buscar trabajo y obtuve mi primer trabajo real en lo que estudié, volví a vivir a casa de mis papás (ya que el trabajo está en esa ciudad) y comencé a hacerme responsable de las cuentas del departamento en que ahora vive solo mi hermano (continua estudiando). Junto a todo eso he continuado mi relación con mi pololo y comenzamos a ver que el amor es grande pero distinto; que nuestras formas de amar no siempre son como el otro lo esperaba y eso requiere un trabajo personal de duelo y aceptación. 

...Ha sido bonito y extraño crecer de a dos.

Cuando cumplo años, siempre llevo la mirada hacia atrás y observo los cambios que he vivido desde los 16 años (mi primer blog, y cuando empecé la tradición de hacer entradas por mi cumpleaños). Ahora observo que mis problemas parecen mucho más terrenales y mi forma de expresarlos también: Estoy aquí, escribiendo sin poesía lo que este año ha traído a mí, mientras pienso subterraneamente en el futuro incierto que parece venir.

¿Qué quiero? Parece ser una pregunta cada vez  más difícil... Los sueños que movían mi adolescencia han perdido esa característica casi sagrada. Ahora todo es reducido a un deseo vano, a la necesidad -casi compulsiva- de tener un horizonte que me haga "seguir avanzando", cómo si yo o alguien más supiera qué es exactamente eso de "seguir avanzando".

Trabajo, un buen sueldo, estabilidad, pareja, casa, viajes... ¿hijos?
¿Es este el camino irrenunciable que propone la vida?
No puedo evitar sentir que soy el pequeño engranaje de un sistema que no funciona bien, y que si abandono este lugar (de alguna forma que aún no descubro) quedaré reducida a un tornillo inútil y obsoleto que no tiene capacidad de producir nada... 

Vivo dandome vuelta en los mismos temas, la diferencia ahora es práctica
Debo tomar decisiones, debo ser parte de esta vida así como está... ¿cambiarla? quizás luego, cuando tenga más fuerzas, cuando sepa que quiero...

Ahora tengo 25 años y quizás lo que tengo que aprender sea sólo eso; 
AHORA y nada más. 


miércoles, 12 de octubre de 2016

Regresos

Intento en vano alejarme de mí
Del enigma  que soy…
De la sombra que fui…

Pero vuelvo,
Una y otra vez vuelvo
Donde morí,
Donde viví,
Donde fui y dejé de ser

… Extendí mis alas y caí


Anhelo ahora sacar las palabras que un día el silencio escondió en mi corazón, en mi pulmón,  mi riñón, mi hígado y mis huesos… He comprobado con dolorosa lentitud que no hay forma de ser quien soy sin las palabras que son mi muertevida…
mi infiernocielo.

Vivo yo misma en el absurdo vacío que formo al mirar la creación,
Mientras tiño de nostalgia el mundo que habito,
Que temo,
Que huyo,
Que ansío…


Extendí mis alas y caí
Pero alcé la mirada
Y fui Cielo
Y fui Sol...


miércoles, 8 de junio de 2016

Fin


las páginas se pasan
los capítulos se acaban
los libros se terminan

Ahora tengo que empezar un nuevo libro, este que tengo se ha acabado.

Gracias a quienes me acompañaron en este espacio!
ahora comienzo uno nuevo
Bienvenidas las nuevas etapas y los cambios y las esperanzas!











sábado, 23 de abril de 2016

Estoy podrida
Podrida por dentro
Por tus marcas
Por tus huellas
Escritas en mis huesos

Tengo el eco constante
De tus palabras que olvidé

La sombra sigue
Sigue aquí

No puedo caminar tres días
Sin encontrarme con tu marca
Cicatriz
Dolor
Pasado           
Olvido

Un día sabré
Sabré gritar tu nombre
Liberarme de ti

Un día habrá alguien
Que vea el grito
En mis ojos 
Y sepa
Que has sido tú

Tú y tus labios asquerosos
Tú y tus manos ásperas
Tú y tu cuerpo enorme
Tú y tu fuerza abismal

Y yo
Yo y mi cuerpo que no puede
Mi grito que no puede
Mi alma que no puede
No puede más.




domingo, 17 de abril de 2016

Leo las letras de un infierno ajeno,
                                                        Lejano,
                                                                      Desconocido…
Reconozco en ellas tu infierno
Y lloro.

Deseo tanto que estés bien…
Que me olvido de olvidarte dentro de mi deseo
Y temo deshacerme en lágrimas de nuevo.



¿Podré un día olvidar lo vivido?
¿Podré superar lo que no pasó?



sábado, 5 de marzo de 2016

Algún recuerdo olvidado se ha clavado en mi pecho y ha abierto una herida demasiado grande.
Mi pecho es ahora un vacío profundo del que solo emerge sufrimiento y sal. 

Quisiera saber a qué se deben mis tristezas, pero todo está siempre cubierto de un olvido demasiado inventable como para atreverme a ponerle palabras.


Nada es seguro.
Hay un buen motivo para olvidar...




***





Pienso en la culpa y el inmediato efecto de estremecimiento que la palabra tiene en mi cuerpo. Como si toda yo fuera culpable de algo que aún desconozco… no sé que es, pero es mi culpa.


Lo siento.
Lo siento.
Yo no quería…
“Por mi culpa, 
por mi culpa 
por mi gran culpa”






 ***




Tengo hambre, de esa que hace doler el estómago y temblar el cuerpo… tengo hambre pero no quiero comer… así es mi herida, como el hambre que no quiere ser saciado. Por eso revive cada cierto tiempo, emerge desde el abismo y rompe cualquier indicio de cicatrización

No recuerdes por qué lloras
Pero no olvides llorar
Lo mereces
Es tu culpa.




***





¿Me matas?
¿Me matas un poco?
Solo para olvidar llorar…


martes, 12 de enero de 2016

Las cosas bien

Estoy demasiado acostumbrada
A tener que hacer
Las cosas bien.

Nunca nadie tuvo que decírmelo,
Solo lo sé;
Las cosas se hacen bien.

Soy inteligente.
Siempre me lo dijeron
Y pareció que era
Lo único bueno de mi…

La gente inteligente
Hace las cosas bien.
Te queremos porque
Eres inteligente y
Haces las cosas bien
No por tu personalidad
No por tus sentimientos
(Feos y tristes sentimientos)
Te queremos
Porque eres inteligente y
Haces las cosas bien

Pero de pronto
     No 
          hago 
     las 
          cosas 
     bien

No puedo cocinar,
Olvido las cosas,
Me duelen los huesos, 
           No puedo moverme
                       No puedo más

No soy perfecta,
No hago las cosas bien

Pero no.

No  te importa.
Y quizás
Ser un fracaso
Tenga eso de bueno.
Aprendo que no tengo
Que hacer siempre
Las cosas bien

No tengo que ser perfecta
Para que me quieras…

Aunque aún tengo que serlo para quererme a mí.