domingo, 26 de febrero de 2017

La vida a veces es absurda
y no la quiero.

Vuelvo sin cesar a la herida que oculté.
Justo ahí, entre mis dedos
Bajo zapatos y calcetines
Sangrante...
    Doliente...
        Un flagelo en cada paso
    La mirada que no olvidé

"Sacrificio"

Quisiera que mis manos fueran cuchillas
y pudiera enterrar mis dedos en mi pecho
Quisiera destrozarme yo misma
y que de mis entrañas
    con la sangre y el corazón
         saliera mi alma...

Ya no quiero esta prisión.


Espero impaciente tu salvación
como cuando venías
ebrio de culpa a lamer mis heridas
y yo no entendía porque te lamentabas...


"Sacrificio"

Pero sé
sé que no hay salvación
Sé que es tarde ya para mi...
Avísale a tu dios.



.-.-.-.-.-.-.-.-.



De algún modo que no entiendo, todas mis agonías terminan siempre en el mismo lugar. Nunca superé mi expulsión del paraíso, nunca superé tu cruz...
...mi cruz. 

Ahora, hundida nuevamente en la cómoda agonía de mi existencia, meditando profundamente sobre la posibilidad real de morir, no puedo más que esperar mi salvación tras el tocar nocturno de la puerta... más allá del absurdo de eso.. de lo patética que soy... de lo perdida que vivo...
más allá de toda el agua bajo el puente, de todo el "no somos los mismos"...
más allá del bien y el mal...

Amor. 

miércoles, 15 de febrero de 2017

Renuncia

La vida es compleja
La vida es canalla

Las personas que deberían ayudar
Son un manojo de disfuncionalidades
Y no es que juzgue la disfuncionalidad ajena
que yo de eso harto cargo...

Es la incompetencia
  El tedio
    La dejación
      La falta de pasión
 ...de entusiasmo
  por lo que es su trabajo...
pero para otros es la vida

Un niño del trabajo murió
A un niño del trabajo su madre lo intentó acuchillar
A otro niño, la pareja cacoinómana de su madre lo amenazo con un cuchillo 
"defiende a tu familia, ven aquí y pelea" mientras destrozaba su casa.

Y yo
En medio del caos de un mundo desigual
de un mundo triste
Obsceno
malvado
pido que hagan su trabajo...
pido que dejen a un lado su disfuncionalidad...
pido que vean al Otro...

Pero choco
choco con una pared
con la incompetencia
El tedio
la dejación
la falta de entusiasmo

el ego del "profesional"



.
No pude más con eso
Renuncié a mi trabajo
¿Todo pasa por algo?

lunes, 6 de febrero de 2017

...

Como algunos sabrán soy psicóloga... me titulé hace poco y estoy en mi primer trabajo formal en una institución que brinda apoyo psicosocial y controla a jóvenes que han infringido la ley y cumplen su sanción en libertad. Yo trabajo con los que muchos en mi país quieren matar, con los que llama "lacras", con los antisociales... los alejados del centro, marginados de todo, los que roban a personas, a casas, autos, lanzas, personas armadas que van por la vida con cuchillas y pistolas "por si acaso", los que no titubearían en robar tu celular, pero serían capaces de dar la vida por sus amigos... 

porque si hay algo que importa en la calle es la lealtad, la confianza, la amistad...

No mentiré. No diré que mis niños son blancas palomas... han errado, han delinquido, algunos no valoran siquiera la vida ajena... Pero conozcanlos. Conozcanlos y van a entender lo terrible que ha sido la sociedad con ellos, lo triste que es robar para existir sea económica o emocionalmente, lo triste que es la inconsciencia, no saber el valor de la vida, no ver más que enemigos por donde sea... Porque, he aquí algo que a nadie le explican... estos niños roban por cariño, para sentirse parte de un grupo que los ama como no se han sentido amados en casa sea porque no los aman o porque quienes los aman están trabajando todo el día para darles que comer... Conozcanlos y verán lo lindo que tienen, lo valorables que son y como solo necesitan más de nuestra parte para cambiar, más apoyo, más confianza, más fe...

No mentiré. Muchas veces -la mayoría de las veces- no somos suficientes, los niños reinciden, se meten en riñas, terminan en la cárcel, drogadictos, muertos... En estos casos no somos suficientes. 

Hemos fallado. 


Hoy fue un día triste, un chico del programa se fue... no alcancé a conocerlo mucho tiempo, pero la última vez estaba decidido a cambiar... y ahora la vida, incomprensible y trágica como es, nos lo ha arrebatado en un accidente... 

Hoy en su velatorio, rodeado de amigos entre ellos un par de "mis niños", vi el llanto desconsolado de su madre, sentí su llanto en mi y lloré también...  No tengo más motivo para escribir esto que sacar la tristeza que cargo ahora. En el aniversario de la muerte de mi abuela, tuve que vivir la muerte de uno de "mis niños", quizás el menos cercano, el que menos alcancé a ver... pero aún así era uno de ellos. 

Y como si no fuera poco el dolor propio de la muerte, en medio de mi sufrir tuve que lidiar con la apatía de profesionales que se han acostumbrado demasiado facil a lidiar con la muerte, con los niños en la carcel, con la nueva causa de éste o de aquel... 

Hemos fallado...

Solo quisiera que la próxima vez que vean un robo, un delito cualquiera... antes de juzgar (oh! que facil es juzgar que el malo es el otro!) piensen que pueden hacer para que esto se detenga... no se necesitan más cárceles, no se necesita más muerte... solo se necesita más cariño, más gente pro social preocupada del otro, del desconocido... conozcanlos! son gente buena que hace cosas malas... pero ellos no son malos. Juzguen sus actos, no a ellos... conozcanlos y entenderán que deberíamos pedir perdón de rodillas por las cosas que hemos dejado que le sucedan a estos niños, a estos jovenes... a nuestro futuro...