lunes, 6 de febrero de 2017

...

Como algunos sabrán soy psicóloga... me titulé hace poco y estoy en mi primer trabajo formal en una institución que brinda apoyo psicosocial y controla a jóvenes que han infringido la ley y cumplen su sanción en libertad. Yo trabajo con los que muchos en mi país quieren matar, con los que llama "lacras", con los antisociales... los alejados del centro, marginados de todo, los que roban a personas, a casas, autos, lanzas, personas armadas que van por la vida con cuchillas y pistolas "por si acaso", los que no titubearían en robar tu celular, pero serían capaces de dar la vida por sus amigos... 

porque si hay algo que importa en la calle es la lealtad, la confianza, la amistad...

No mentiré. No diré que mis niños son blancas palomas... han errado, han delinquido, algunos no valoran siquiera la vida ajena... Pero conozcanlos. Conozcanlos y van a entender lo terrible que ha sido la sociedad con ellos, lo triste que es robar para existir sea económica o emocionalmente, lo triste que es la inconsciencia, no saber el valor de la vida, no ver más que enemigos por donde sea... Porque, he aquí algo que a nadie le explican... estos niños roban por cariño, para sentirse parte de un grupo que los ama como no se han sentido amados en casa sea porque no los aman o porque quienes los aman están trabajando todo el día para darles que comer... Conozcanlos y verán lo lindo que tienen, lo valorables que son y como solo necesitan más de nuestra parte para cambiar, más apoyo, más confianza, más fe...

No mentiré. Muchas veces -la mayoría de las veces- no somos suficientes, los niños reinciden, se meten en riñas, terminan en la cárcel, drogadictos, muertos... En estos casos no somos suficientes. 

Hemos fallado. 


Hoy fue un día triste, un chico del programa se fue... no alcancé a conocerlo mucho tiempo, pero la última vez estaba decidido a cambiar... y ahora la vida, incomprensible y trágica como es, nos lo ha arrebatado en un accidente... 

Hoy en su velatorio, rodeado de amigos entre ellos un par de "mis niños", vi el llanto desconsolado de su madre, sentí su llanto en mi y lloré también...  No tengo más motivo para escribir esto que sacar la tristeza que cargo ahora. En el aniversario de la muerte de mi abuela, tuve que vivir la muerte de uno de "mis niños", quizás el menos cercano, el que menos alcancé a ver... pero aún así era uno de ellos. 

Y como si no fuera poco el dolor propio de la muerte, en medio de mi sufrir tuve que lidiar con la apatía de profesionales que se han acostumbrado demasiado facil a lidiar con la muerte, con los niños en la carcel, con la nueva causa de éste o de aquel... 

Hemos fallado...

Solo quisiera que la próxima vez que vean un robo, un delito cualquiera... antes de juzgar (oh! que facil es juzgar que el malo es el otro!) piensen que pueden hacer para que esto se detenga... no se necesitan más cárceles, no se necesita más muerte... solo se necesita más cariño, más gente pro social preocupada del otro, del desconocido... conozcanlos! son gente buena que hace cosas malas... pero ellos no son malos. Juzguen sus actos, no a ellos... conozcanlos y entenderán que deberíamos pedir perdón de rodillas por las cosas que hemos dejado que le sucedan a estos niños, a estos jovenes... a nuestro futuro... 




10 comentarios:

  1. Hola, me has hecho reflexionar mucho, te lo agradezco. También estudio psicología, en mi caso aún no me graduo y trabajo con niños que han sufrido todo tipo de abusos tratando de que su futuro sea distinto a lo que muchos esperan, creo que entre más pronto mejor, así y todo no siempre se logra un cambio y muchas veces no es suficiente pero por una persona que se logre ayudar vale la pena o eso creo yo. Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  2. Muy buena entrada, espero que te haya servido para intentar purgar algo de lo mal que lo pasaste, para los que le leímos ha sido toda una lección de la vida. Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Voy a darle a la lectura más por aquí...

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, Corazón Grande!!!!!

    Lo primero es darte un abrazo muy grande muy apretado para que lo compartas con esos tus niños. No cambies nunca. Estas haciendo un gran y hermoso trabajo, no debería existir esa situación, la culpa es de los gobernantes que meten en su bolsillo el dinero que debieran emplear en dar trajo a todos los jóvenes.
    El mundo está podrido, en todas partes se cuecen habas, pero claro hay países que lo están pasando terriblemente mal y uno se siente impotente. Lo siento en el alma.

    No sé de donde eres? Pero te felicito por lo que haces y por tu blog que es una denuncia silenciosa que es como un grano de arena que si hubiera muchos quizá haría algo de efecto. Pero tu sigue publicando sobre eso.

    Te dejo mi gratitud y mi gran estima.
    Un beso y se muy muy fewliz.

    ResponderEliminar
  5. Es una realidad que no se enseña, nos avergüenza que algo no reluzca con brillo. Quédate con lo afortunada que eres por poder conocer a todos esos niños por dentro. Sigue siendo así. Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Ay Katrina
    Hace unos días me asaltaron y me dejaron bañado en sangre. Yo mismo no sabía que sentir...porque mi práctica la hice en un lugar igual al tuyo. La verdad es que sentí odio, odio profundo. Ha sido la primera vez que he querido agarrar a esas personas y...sacarles la mierda. Vengarme. Hacerlos sufrir. Te lo comento porque soy humano, te lo comento porque sale del "romanticismo", te lo comento porque a pesar de todo sale de la moral sentir algo así y es muy probable que me apunten con el dedo.

    La muerte si bien no llegó con toda su guadaña a hacerme daño, igualmente me acarició. La cuestión está en creer que después que a uno como persona le pase algo así...¿seguiremos abriendo camino?¿seguirá el amor intacto?

    Y tengo un montón de interrogantes, y sé también a lo que te refieres...como dice un buen trovador: ¿hasta cuando podemos practicar nuestras verdades?.

    Saludos...no hemos tenido la oportunidad de charlar...espero que algún día sí se pueda hacer.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lamento mucho lo que te pasó
      Lamento mucho todo el daño que hace la gente dañada.

      Creo que ser conscientes de lo dificil que ha sido la vida de algunas de estas personas, no justifica sus actos, solo permite su comprensión. No me gusta el odio... no sé si realmente es eso lo que has sentido... pero creo que es normal y hasta sano sentir rabia ante un acto así...

      La cuestión es sentir rabia sin perder la conciencia. Usar la rabia para acabar con lo injusto que es, por ejemplo, que una persona se sienta con el derecho de hacer daño a otro... nadie debería poder hacer eso y, si lo hace merece sentir el rigor de la ley. distinto es tener odio... odiar a la persona que te hizo eso y querer destrucción... eso a mi parecer aumenta el daño y no ayuda a construir un mundo mejor...

      Espero que estés mejor y puedas recuperarte del miedo que queda!

      Eliminar
    2. La verdad es que sí. Fue como una especie de ambivalencia, en verdad fue un momento bastante oscuro, pero ya pasó. Creo en la ideología de Mahatma Gandhi...La violencia sólo lleva a la violencia. Lo que nos queda es tratar de aportar un grano de arena a este mundo y no por eso voy a dejar de ayudar a esos chicos. Concuerdo en lo que escribiste más arriba y cuando llegué al programa me di cuenta de que la verdad la realidad en que vive uno, es realmente un regalo comparado a lo que ellos pasan.

      Saludos!

      Eliminar
  7. Hola Katrina!
    Muchas felicidades, por el triunfo en tus estudios, porque al final
    el tìtulo que te acredita en tu profesìon, son tus mÈritos; y ahora
    al saborear tu profesiòn en la pràctica, te deleitas en los frutos
    del conocimiento, ayudando a personas, que por la ruptura social
    en muchas partes del mundo, carecen de amor, buenas costumbres
    ...etc. de todas esas buenas referencias que todo ser humano
    necesita.
    -Y si no quien alguien nos diga y explique, que se puede esperar
    de los hijos de las prostitutas maltratadas, los hijos de los marginados???
    Entiendo que es facil juzgar, como a bien dices Katrina, lo dificil es hacer
    consciencia y ayudar a estos jovenes como lo haces tu, cooperando
    con instrumentos sociales, para que estos se reincorporen, cuando de acuerdo
    a la ley y a los profesionales como tu e instituciones de la sociedad
    consideren prudente las oportunidades para los mismos.

    Me encantò leerte.
    Felicidades y adelante
    Un Inmenso Abrazo.

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola Katrina! Hace tiempo que no pasaba por aquí, he estado un año en dique seco.
    Me ha gustado leerte y la forma en que nos enseñas cosas por las que a menudo se pasan de largo.
    Salu2.

    ResponderEliminar

¿Algo qué decir? =)