domingo, 26 de febrero de 2017

La vida a veces es absurda
y no la quiero.

Vuelvo sin cesar a la herida que oculté.
Justo ahí, entre mis dedos
Bajo zapatos y calcetines
Sangrante...
    Doliente...
        Un flagelo en cada paso
    La mirada que no olvidé

"Sacrificio"

Quisiera que mis manos fueran cuchillas
y pudiera enterrar mis dedos en mi pecho
Quisiera destrozarme yo misma
y que de mis entrañas
    con la sangre y el corazón
         saliera mi alma...

Ya no quiero esta prisión.


Espero impaciente tu salvación
como cuando venías
ebrio de culpa a lamer mis heridas
y yo no entendía porque te lamentabas...


"Sacrificio"

Pero sé
sé que no hay salvación
Sé que es tarde ya para mi...
Avísale a tu dios.



.-.-.-.-.-.-.-.-.



De algún modo que no entiendo, todas mis agonías terminan siempre en el mismo lugar. Nunca superé mi expulsión del paraíso, nunca superé tu cruz...
...mi cruz. 

Ahora, hundida nuevamente en la cómoda agonía de mi existencia, meditando profundamente sobre la posibilidad real de morir, no puedo más que esperar mi salvación tras el tocar nocturno de la puerta... más allá del absurdo de eso.. de lo patética que soy... de lo perdida que vivo...
más allá de toda el agua bajo el puente, de todo el "no somos los mismos"...
más allá del bien y el mal...

Amor. 

8 comentarios:

  1. Muy fuerte, llegan tus palabras y dolor

    ResponderEliminar
  2. El amor sin ningún sacrificio es mucho menos amor, o no?.

    ResponderEliminar
  3. es verdad que a veces nos desgarra el dolor de una manera que no es normal..
    besoss.

    ResponderEliminar
  4. A veces hay que tocar fondo para volver a la superficie. Quiero creer que no es tarde para nadie. Desgarradoras tus palabras.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. No pienses que eres patética por sufrir por amor o desamor; al fin y al cabo todos lo hacemos.
    Mucho ánimo, y a curar heridas.

    ResponderEliminar
  6. UN INTIMISMO ENTERAMENTE POÉTICO.
    ABRAZOS

    ResponderEliminar

¿Algo qué decir? =)